Las historias fantásticas, al igual que las de ciencia ficción y horror son todas categorías que describen vagamente un conjunto de convenciones ficticias que pueden esperarse dentro de una obra determinada, es decir, en libros, películas o juegos. A vuelo de pájaro las identificamos solo por su contenido: si tiene robots o excesos de tecnología es ciencia ficción; si tiene magia, entonces es fantasía; y si tiene monstruos o muertos vivientes, posiblemente es horror. Por supuesto, esto es una simplificación excesiva, pero es el tipo de simplificación que se hace generalmente.

El término fantasía es uniforme y podría decirse que está sujeto a un uso indiscriminado. Es comúnmente vista como una vía de escape de las demandas de la realidad. Se asocia directamente con la imaginación individual, conduciendo a espacios enteros creados a partir de hechos fantásticos como la mitología. La fantasía se crea cuando se estimula la creatividad y entonces se es capaz de desarrollar cosas inimaginables, además  actúa como mecanismo de equilibrio de la psique que ofrece a la persona una herramienta de autoayuda para alcanzar el equilibrio emocional.

La mayoría de los videojuegos de fantasía son algo asombroso: magia, criaturas sobrenaturales y entornos fantásticos que cautivan y encantan al jugador, convirtiéndose en su lugar de escape de la realidad al que desea regresar con frecuencia. Otros géneros, como la ciencia ficción y el horror, siguen siendo populares, pero hay algo sobre la fantasía que ha mantenido a los jugadores encantados desde los primeros días de juego. Desde sus raíces en los juegos de mesa hasta las franquicias modernas, el género de juegos de fantasía atrae a aficionados de todo tipo.

Todo lo relacionado con el combate es un pilar fundamental en la mayoría de los géneros en libros, películas o juegos, pero cuando hablamos del mundo fantástico toma a menudo una ruta levemente diferente. Con la prevalencia de las historias de fantasía ambientadas en la era medieval, el ataque y el disparo estándar se convierten en magia, hechicería y modos desconocidos, lo que cambia completamente la expectativa de lo que podría suceder. Ya sea a través de un libro, película o juego, quien experimenta la historia queda enganchado con elementos de la fantasía como este en particular, ya que no solo se trata de atacar al enemigo de la historia sino que se hará de una manera inesperada.

En el mundo de los videojuegos específicamente, la fantasía como género siempre parte de grandes tramas épicas. Debido a que Dungeons and Dragons, el pilar de juegos de mesa y RPGs de videojuegos, tiene un amplio entorno de fantasía, los videojuegos tienden a seguir sus pasos. Sin embargo, la fantasía es tan flexible y abarca una gama tan amplia de espacios, que los juegos a menudo pisan una fina línea entre los géneros.

Final Fantasy a menudo se asienta entre la fantasía y la ciencia ficción, y no hay que mirar de soslayo para ver el horror en el extraño mundo de Bloodborne. Pero los juegos de fantasía aparecen en todas partes, y seguimos jugándolos por su singularidad, diversión y las diferencias y similitudes simultáneas que tienen con nuestro mundo real.

Categorías: Juegos de fantasía

Entradas relacionadas

Juegos de fantasía

Los mejores juegos de fantasía en línea

La abrumadora mayoría de los juegos en línea están basados en la fantasía. La fantasía viene en todas las formas y tamaños. Sin embargo, a continuación mostramos los que consideramos que están entre los mejores, Leer más…

Juegos de fantasía

Los mejores juegos de PC basados en películas

Los videojuegos basados en películas suelen ser desastrosos. Pero, como siempre, hay excepciones. Hay al menos un puñado pequeño de compañías confiables que eligieron hacer un buen trabajo al producir juegos basados en una película, Leer más…

Juegos de fantasía

¿Relatos o videojuegos? Los cuentos mágicos invaden las consolas

La creación de mitos está tan viva y activa en la cultura moderna como no lo había estado jamás. Por lo tanto, los motivos, las imágenes y los símbolos que se repiten en la antropología, Leer más…